Última actualización: 28/06/13

Visto 2.750 veces.

Reflejos ¿Por qué damos una patada cuando nos dan un golpecito con el martillo un poco más abajo de la rodilla?

Publicado el a las por Deja un comentario

 

reflejo_rotuliano

Exploracion del reflejo rotuliano (patelar). Fuente: vídeo en youtube sobre reflejo patelar.

A todos nos resulta familiar -bien porque nos lo han hecho o la hemos visto en películas o series de televisión- la maniobra de exploración que consiste en percutir con un pequeño martillo sobre el tendón rotuliano -situado ligeramente por debajo de la rótula- y la respuesta que ésto genera: el sujeto examinado, de forma involuntaria, da una patada.

Exploración del reflejo rotuliano (patela y rótula son sinónimos; por lo tanto, reflejo patelar es igual a reflejo rotuliano):

Ésto no ocurre sólo en la rodilla. En multitud de músculos son evidentes reflejos de éste tipo, y la exploración de los reflejos se utiliza para comprobar que no haya problemas neurológicos. Si la respuesta a la estimulación no fuera el desencadenamiento normal del reflejo esperado, habría que pensar que algún nervio podría estar afectado. Entonces se necesitaría un examen más profundo.

Sin embargo, el objetivo de este artículo no es explicar cómo se utilizan los reflejos para diagnosticar, sino, más bien ¿por qué se producen los reflejos musculares?.

Para entender esto, hay que comprender una serie de elementos que forman parte de los músculos y tendones. Son los siguientes:

- Husos musculares: Son receptores sensoriales que se encuentran dentro de los músculos. Reciben información cuando el músculo sufre fuertes estiramientos, y la envía al sistema nervioso central. Habitualmente su función consiste en impedir que actúe el músculo antagonista (el que realiza la función contraria a la que queremos desempeñar). Es decir, si queremos doblar el brazo para llevarnos la mano a la boca, se favorece la acción del bíceps (flexiona el codo) mientras que se inhibe la acción del tríceps (músculo encargado de estirar el brazo).

Además, si se detecta un aumento fuerte y rápido de la longitud muscular, se envía la información al SNC, que responde provocando una contracción muscular refleja denominada reflejo miotático o de estiramiento. Es un reflejo de protección para evitar que la musculatura sufra daños ante un estiramiento violento o excesivo.

-Órganos tendinosos de Golgi: Es otro tipo de receptor sensorial. Se encuentra en los tendones y se encarga de medir la tensión (contracción) que sufre el músculo. Cuando existe una tensión muy elevada, que pueda resultar peligrosa y dañar el músculo (sobre todo si el propio sujeto realiza el esfuerzo activamente) ocurre el denominado reflejo miotático inverso, que consiste en una relajación progresiva de la musculatura que está contraída en exceso. A diferencia de los husos musculares, donde el reflejo es inmediato, los órganos de Golgi necesitan más tiempo de estimulación (unos 6-8 segundos) para que se provoque la respuesta (relajación muscular).

Además, existen otros elementos que dan información sobre el estado y posición de los segmentos óseos y las articulaciones. Aunque no están directamente relacionados con el tema en cuestión, creo que es bueno citarlos tal y como aparecen en el artículo de efisioterapia.net:

 

RECEPTORES DE LA CÁPSULA ARTICULAR Y LOS LIGAMENTOS ARTICULARES: parece ser que la carga que soportan estas estructuras con relación a la tensión muscular ejercida, también activa una serie de mecanoreceptores capaces de detectar la posición y movimiento de la articulación implicada. Parece que sean propioceptores relevantes sobre todo cuando las estructuras descritas se hallan dañadas.

RECEPTORES DE LA PIEL: proporcionan información sobre el estado tónico muscular y sobre el movimiento, contribuyendo al sentido de la posición y al movimiento, sobre todo, de las extremidades, donde son muy numerosos.

Fuente: efisioterapia.net. Propiocepción. Introducción teórica.

Después de toda esta información, volvamos al tema del reflejo rotuliano, para entender por qué se produce. Se aprecia muy bien en este esquema, que explico a continuación:

Esquema del reflejo rotuliano.

Lo que se aprecia en el esquema es lo siguiente: Al percutir con el martillo de forma rápida y brusca sobre el tendón rotuliano, el organismo recibe esta infomración y la interpreta como que el músculo se ha estirado en exceso. Realmente no es que el músculo esté demasiado estirado, sino que la rapidez y brusquedad del golpe que, además, va dirigido hacia un punto muy sensible del tendón, provoca que el sistema nervioso central interprete que el músculo está siendo sometido a un estiramiento peligroso. Por lo tanto se desencadena la respuesta de contraer ese músculo, para prevenir daños. Éste es el reflejo miotático, o de estiramiento. En este caso, como la percusión se realiza en el tendón rotuliano, el músculo implicado es el cuádriceps, que se contrae debido al reflejo miotático. La contracción del cuádriceps es la que provoca la elevación de la pierna, de tal modo que damos ‘una patada’ de forma involuntaria.

{jumi[*9]}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *