Última actualización: 09/04/14

Visto 77.399 veces.

Lesiones de menisco y ligamentos de rodilla. Biomecánica y anatomía.

Publicado el a las por 83 comentarios

 

Muchas lesiones de rodilla ocurren por traumatismos indirectos

provocados por someter la articulación a un esfuerzo excesivo.

Introducción. Anatomía general de la rodilla.

En el deporte y en la vida cotidiana son relativamente frecuentes las patologías de rodilla. Estamos familiarizados con términos como esguinces, roturas de ligamentos cruzados, lesiones de menisco, artrosis… Sin embargo, me parece interesante comentar un poco, de manera bastante general, cómo está estructurada la rodilla y cómo funciona, para que tengamos una imagen más clara de lo que acontece cuando ocurren este tipo de lesiones.

 

La articulación de la rodilla, la más grande de todas de las articulaciones del cuerpo, está formada por la parte final (distal) del fémur y la parte inicial (proximal) de la tibia. La parte distal el fémur está constituida por los dos cóndilos femorales, que son convexos; Esto quiere decir que son dos especies de ‘bolas’ o circunferencias que articulan con la tibia. Concretamente articulan con la parte superior de la tibia, que es la meseta tibial. Como su nombre indica (‘meseta’) esta es una zona bastante más aplanada. Incluso en algunas partes no sólo no es plana sino que tiene una curvatura contraria a la de los cóndilos femorales. Esto hace que la parte final del fémur y la inicial de la tibia tengan formas muy diferentes, que no ‘encajan’ entre sí. Se dice, por tanto, que son ‘incongruentes’. Se puede apreciar en esta imagen:

Esta es una vista lateral (corte sagital), donde se aprecia la parte interna de la rodilla. Vemos en la parte superior la forma redondeada de la parte final del fémul (cóndilos femorales). Se ve también la parte de la meseta tibial, que no coincide con la forma del cóndilo femoral. Por esto existen los meniscos:

¿Qué son los meniscos?

Los meniscos son anillos de fibrocartílago que tienen una cara superior cóncava (que se adapta a la convexidad de los cóndilos femorales) y una cara inferior plana (la que contacta con la meseta tibial). Tienen forma de cuña. Se aprecia muy bien en la imagen esta forma de cuña. Se ve en la imagen superior, señalado con un borde azul, el menisco interno (medial meniscus). Se aprecia la forma de cuña, pues rellena el hueco que queda entre el fémur y la tibia. Tiene forma de anillo como ya hemos dicho, por eso, en la imagen de arriba, que es un corte donde se ve el interior de la articulación, aparece el menisco tanto en la parte anterior como posterior. En la siguiente imagen, que es una vista posterior, apreciaremos mejor los meniscos, así como otros elementos importantes:

 

(Click sobre la imagen para ampliar)

 

Esta es una vista de la rodilla desde atrás. Vemos arriba el fémur y abajo la tibia y el peroné (fibula). El peroné articula con la tibia, pero no forma parte de la articulación de la rodilla. Vemos arriba, en el fémur, el cóndilo lateral (externo, a la izquierda de la imagen) y el cóndilo medial (interno, a la derecha de la imagen). Después he señalado elementos interesantes con borde de distintos colores.

  • Azul: Menisco lateral (menisco externo) y menisco medial (interno). Aquí, al ser una vista posterior (y no un corte, como la imagen de antes) vemos el menisco completo, con forma de anillo. Los meniscos envuelven a los cóndilos y hacen que las superficies articulares coincidad, favoreciendo el funcionamiento de la articulación. Es frecuente que en el deporte oigamos acerca de lesiones de menisco. En estos casos lo que se suele hacer es extraer la parte del menisco que ha sufrido la rotura. Si es una parte pequeña la que se extrae, el resto del menisco sigue cumpliendo su función.

¿Sabías que existen meniscos no sólo en las rodillas?

Decir que son muy conocidos los meniscos de rodilla, pero que también existen meniscos en otras articulaciones del cuerpo; por ejemplo, en la articulación de la mandíbula (temporomandibular) también existen meniscos (aunque, lógicamente, con forma y tamaño diferentes a los de rodilla, pero cumplen la misma función de favorecer la congruencia entre superficies articulares).


En la imagen siguiente se ve la tibia desde arriba, de tal manera que se ve muy bien la forma de anillo de ambos meniscos. El externo es mucho más cerrado (forma casi una ‘O’), mientras que el externo es más abierto, y tiene forma de media luna, o de la letra ‘C’:

Medial meniscus, a la izquierda, es el menisco medial (interno).
Lateral meniscus, a la derecha, es el menisco lateral (externo).

 

Son mucho más comunes las lesiones de menisco interno que las de externo.

Aquí podéis ver los meniscos en esta explicación en vídeo:

 


 

  • Naranja: Ligamento colateral externo (fibular collateral ligament) y ligamento colateral interno (tibial collateral ligament) . Estos ligamentos se encuentran en los laterales de la rodilla y son gruesos y resistentes. La función de los ligamentos de cualquier articulación o complejo articular siempre es favorecer la estabilidad de la articulación. Los ligamentos son los encargados de evitar que la articulación se mueva más allá de los límites normales, y se lesionan en caso de que la articulación sobrepase el rango de movimiento permitido. Además, los ligamentos dirigen el sentido en que la articulación se puede mover. Por tanto, se encargan de permitir la mayor movilidad articular sin comprometer la estabilidad.
  • Verde: Ligamento cruzado anterior (Ant. cruciate ligament, abreviado LCA) y ligamento cruzado posterior (en el centro de la imagen: post. cruciate lig., abreviado LCP). Se encuentran en el centro de la rodilla, en la parte interna. Se cruzan entre sí (de ahí su nombre) en direcciones contrarias: El cruzado anterior va de la cara anterior de la tibia hacia el cóndilo externo (en la imagen de arriba vemos como inserta en el ‘laterale condyle’, que es el cóndilo externo), mientras que el cruzado posterior va desde la parte posterior de la tibia hacia el cóndilo interno. La función específica de estos ligamentos es la coaptación. Coaptación quiere decir que se encargan de que las superficies articulares permanezcan próximas, cercanas. Debido a esta función de coaptación, siempre hay alguna fibras de estos ligamentos que están en tensión. Son mucho más frecuentes las lesiones de LCA que de LCP. El LCA se tensa mucho en la flexión de rodilla (es decir, al doblar la pierna), mientras que el LCP se tensa mucho en la hiperextensión de rodilla (es decir, poner la pierna completamente recta).

Además, la articulación cuenta con muchísimos más elementos: cápsula articular (que recubre la articulación y está reforzada por los ligamentos), cartílago articular (que favorece la disminución del rozamiento entre las superficies articulares, además de reducir las fuerzas de compresión que sufra la articulación; se desgasta y degenera en los casos de artrosis), líquido sinovial (lubrica la articulación), etc.

Todo tiene una anatomía y funcionamiento mucho más extenso y complejo de lo que aquí se ha comentado, pero mi idea es sencillamente que se tenga una idea básica de cómo está formada la rodilla y cómo funciona. Así, la próxima vez que oigamos -por desgracia- en las noticias que un deportista se ha lesionado el menisco o un ligamento en concreto, sabremos más o menos ubicar la lesión y tener unas nociones de lo que ha pasado.

Anatomía de la rodilla (vídeo).

Vídeos de ejemplo. Así se mueve la rodilla.

Aquí un vídeo, algo corto pero bastante ilustrativo, sobre el funcionamiento de la rodilla y sus ligamentos:

  • Recomiendo ver este video [enlace a youtube], que explica todavía mejor los ligamentos y sus funciones. Está en inglés, pero yo creo que se entiende bien después de las explicaciones que aquí se han dado.

Y otro vídeo más. En este se observa el funcionamiento de los ligamentos cruzados durante la flexión y extensión de rodilla:

Mecanismo lesional. Así se suelen dañar los meniscos y/o ligamentos.

En fútbol ocurren muchas lesiones de rodilla. Son bastante típicas lesiones de menisco y también de ligamentos cruzados. El mecanismo lesional, es decir, el gesto que provoca la lesión, consiste en una torsión del fémur en una dirección mientras que la tibia permanece quieta o incluso gira en la dirección contraria. Esto provoca que se sobrepasen los límites de movimiento normal, con lo que el menisco sufre, además de que los ligamentos se tensan y pueden llegar a romperse. La lesión puede quedar en una simple distensión -los ligamentos se estiran más de lo que debieran, pero no se rompen- o esguince de ligamentos – el ligamento se estira demasiado, con lo cual se rompen algunas fibras-, pero también puede ocurrir, si el gesto es violento, la rotura de algún ligamento.

Imagen de http://www.marylandsportsinjurycenter.com/

Es frecuente que este tipo de lesiones se las hagan los jugadores ‘ellos solos’; es decir, no suelen ocurrir por un golpe, una patada… sino que lo más frecuente es que el jugador está quieto y empieza a correr de forma brusca. Los tacos de las botas se clavan en el césped, con lo cual la tibia queda fija, mientras que el fémur y el resto del cuerpo giran para empezar a correr o controlar un balón. Esto provoca la torsión representada en la imagen superior, lo cual puede desencadenar estas lesiones de rodilla.

La lesión, de menisco o ligamentos, también ocurre con cierta frecuencia en porteros de balonmano o hockey sobre hielo. Estos jugadores, para parar el balón (o disco) realizan un giro de la pierna para llevar la rodilla al suelo y tapar así la portería. Este giro de la rodilla, repetido un elevado número de veces a lo largo de un partid, puede desencadenar una rotura de alguno de estos delicados elementos de la rodilla.

 

La lesión más temida: Tríada.

También conocida como ‘tríada desgraciada’ o ‘desafortunada’. Consiste en la lesión de tres elementos: menisco (interno o externo) un ligamento cruzado (anterior o posterior) y un ligamento colateral (el interno o el externo). El mecanismo lesional es el mismo explicado anteriormente: torsión del fémur en un sentido mientras que la tibia permanece quieta o gira en el sentido contrario; solo que este gesto ocurre con gran violencia y sobrepasa ampliamente el rango de movilidad de la articulación, lo cual genera todas estas roturas.

Ya no me extiendo más, puesto que el tema da muchísimo más de sí. Solo espero haber conseguido que esta información resulte interesante y haberla expresado de un modo riguroso pero ameno.

Volver a la actividad deportiva después de la lesión.

Las roturas de ligamento requieren intervención quirúrgica, utilizando la técnica de artroscopia, que luego necesita una recuperación física lenta, dolorosa y sacrificada. Muchas personas tienen miedo después de este tipo de lesiones y piensan que no van a ser capaces de continuar. Bueno, los deportistas lo hacen continuamente: la mayoría de ellos vuelven después de lesiones de muchos meses y llegan a rendir a un nivel igual o superior al que tenían antes de lesionarse. Pero no hay que ser deportista profesional para conseguir eso: con una recuperación adecuada y un entrenamiento basado en potenciación muscular, flexibilidad así como equilibrio, coordinación y propiocepción, se puede volver a tener un muy buen nivel físico después de la lesión. Os recomiendo echar un vistazo al artículo que escribió Aitor, de uncafelitoalasonce.com para tufisio.net. En él cuenta cómo se lesionó jugando al fútbol (rotura de LCA) y cómo volvió a practicar deporte.

Y, para terminar, un saludo para Raúl, puesto que el motivo de que escriba este artículo es para darle información sobre su lesión de rodilla.


Fuentes: wikipedia, Atlas de anatomía Platzer, Atlas práctico de anatomía en ortopedia (Netter), ilustraciones de Henry Gray en bartleby.com y otros.


 

Otros artículos que seguro que te interesan.

- Operación de ligamento cruzado anterior de rodilla. Caso real contado por un paciente, donde se cuenta toda la información sobre la preparación, la intervención quirúrgica y posteriór recuperacion desde la perspectiva de una persona que ha pasado por esa situación.

- Ejemplos prácticos de ejercicios para tonificar cuádriceps y fortalecer las rodillas. Muy útil antes y después de una operación de rodilla.

Algunos enlaces externos para más información:

¿Qué es el ligamento cruzado anterior?

Lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) en medlineplus

Lesiones deportivas de rodilla

Rotura de ligamento.

 

Para cualquier duda o aportación, no dude en utilizar los comentarios o el formulario de consultas sobre salud, disponible también en el menú superior.

No te pierdas:

Toda la información sobre lesiones de rodilla (LCA, menisco…) que he ido publicando, reunida en un artículo estructurado, para que no te pierdas nada.
Seguro que te interesa: Cómo recuperarse de una lesión de ligamento cruzado anterior.

Imagen de cabecera por sprungli con la siguiente licencia Creative Commons.

Comentarios

  1. dice

    me hicieron resonancia magnetica a la rodilla izquierda y me salio como resultado que me e roto los meniscos,ligamentos y cartilago y me han dicho que tengo destrozada la rodilla y tengo que entrar a sala de operacion tengo dolores muy fuertes constantes y estoy cojeando me han dado zaldiar , enamtium alternandolos para el dolor me dijeron que estaban estudiando mi caso estoy esperando
    çç

Trackbacks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current day month ye@r *